Cómo afilar un cuchillo

diciembre 21, 2017

¿Tus cuchillos ya no cortan como antes? Con el uso es normal e inevitable que nuestros cuchillos comiencen a perder filo. El uso diario de la cocina va desgastando la hoja y algunos de los principales motivos por los que el cuchillo puede dañarse son:

1. Cortar sobre superficies duras 

2. Estar sometidos a altas temperaturas (por ejemplo en el lavavajillas)

3. Mellarse con la hoja de otro cuchillo

Afilar un cuchillo es fácil y rápido y hay multitud de opciones para poder afilarlo correctamente.

Afiladores manuales o eléctricos

Existe una amplia variedad de este tipo de afiladores, desde afiladores de bolsillo hasta otras versiones más grandes pero todos trabajan sobre el mismo sistema de afilado. Tienes que pasar la hoja del cuchillo sobre las aberturas que tienen los afiladores deslizando la hoja hacia a ti. Primero se pasa por el más grueso para desgastar la hoja y después se pasar por la abertura más fina para perfilar la hoja y dejarla pulida

La chaira; una buena costumbre para mantener el afilado

Para afilarlo con la chaira tienes que colocar el cuchillo de medio lado sobre el utensilio y volverlo a inclinar un poco más para encontrar el ángulo exacto y afilarlo de forma correcta. Después deslízalo hacia delante como si hicieras un corte con todo el filo. Repite el movimiento varias veces y siempre una vez de cada lado para que se afile igual por las dos partes.

Piedras de agua

El método de afilado con piedra requiere una destreza superior a otros métodos pero es la mejor forma de afilar los cuchillos. Se puede coger un canto rodado de un río, pero si no tienes esa posibilidad, ya en multitud de tiendas puedes encontrar este tipo de piedras más cuadradas, cómodas y prácticas. El proceso de afilado con piedra requiere concentración ya que debes mantener el mismo ángulo de apoyo sobre la piedra y realizar movimientos para que la hoja completa pase por la piedra. Tienes que usar las dos manos; con una fijarás el ángulo adecuado y con la otra apoyarás los dedos sobre la superficie de la hoja para tener el cuchillo bien sujetado.

Y ahora que ya conoces estos trucos, tan solo hay que ponerlos en práctica en casa. Recuerda que un cuchillo bien afilado es un cuchillo seguro, así que ten en cuenta estos consejos a la hora de afilarlos.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *